El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

sábado, 19 de enero de 2013

La muerte

Mi tren ha llegado a su última estación.
Los pasajeros salen,agolpados,llenos de hollín, tristes y decepcionados:
son mis recuerdos....
El tren se ha parado porque ya no le queda más carbón con el que
abastecer la caldera de mi corazón
Y poco a poco han ido descarriando todos los sentidos,uno detrás de otro
hasta que el tren se ha quedado en un punto muerto,e inutilizado en medio de la nada,con la niebla tan espesa....
El tiempo ya ha teñido de blanco mi pelo
y se rompió,quizás por sobrepeso, la bola de preso que ataba  mis pensamientos,suspendidos en el vacío, con mi alma.
Ahora solo queda fundirme en un abrazo con la tierra
y a cámara lenta desplomarme en una cama de barro
salpicando los alrededores de mi nicho
solo,en un agujero,negro,oscuro y putrefacto
donde sirva de alimento,hasta la descomposición de mis huesos
Y de mi boca salgan moscas
y en un último suspiro
una pluma de mi alma
que juega con el viento
como el viento juega
con las hojas en otoño
me eleve entre corrientes de aire frío y  me vaya despidiendo
por los patios de mi niñez,los bares de mi juventud,las oficinas de mi adulted y la soledad de la vejez
No sin antes riéndonos,los dos,de la forma más irónica,esa que es la de reír por no llorar del tiempo y esfuerzo titánico que he empleado en buscar un corazón que me complementase,con el que despedir cada noche al día durmiendo juntos en un mismo colchón.
En trazar un plan de hipotecas,facturas y pago de letras que nos permitiera sobrevivir de forma desahogada a lo largo de nuestras vidas.
Y en la educación de nuestros hijos,educación que comienza desde su primer día de vida hasta que se convierten en adultos y alcanzan la utópica independencia
....Lo material y espiritual que te ofreció este mundo y que la muerte te arrebata después de llorar sudor y lágrimas.
Y que ahora todo ese esfuerzo gastado se se rompe en mil astillas saltando por los aires,sin previo aviso,sin avisar,sin más...antes de perderme en el horizonte,en una última ráfaga de viento

Texto:El Hombre Percha

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada