El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 5 de febrero de 2013

Los Picos de tu Cuenca Minera-La Novela de El Hombre Percha-Parte 2

TODOS LOS MIERCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 2-
Lo primero que se me paso por la cabeza al ver a Helena fue-Joder...quizás sea mejor probar a un chico como compañero de piso.No tenía ningún prejuicio sobre aquella muchacha que acababa de conocer,simplemente ocurría que a veces,por ponerles uno de tantos ejemplos,me apetecía andar por casa en calzoncillos ,no por toda la casa claro esta,y más teniendo en cuenta que no contábamos con calefacción en el piso,sino;por ejemplo,cuando voy de mi habitación al baño o cualquier otro menester.Estas y otras costumbres primitivas que pueden imaginarse entraban dentro de la naturaleza intrínseca del hombre como fenómenos que ejecutamos sin prestar demasiada o ninguna atención.De cuestionable gusto,de acuerdo,pero apegado al ser humano más primitivo.Y tenemos tan arraigados estos rasgos primarios a nuestro ser,que ni siquiera pensamos en ello,debido a la automatización de nuestros actos,aunque no estemos solos en casa....
Pero yo ya me encontraba bastante deprimido por entonces y tan solo habían pasado un par de meses desde que llegue a Asturias.Además sabría Dios cuando me iban a volver a llamar otra vez para lo del piso,podrían pasar semanas.Eso añadido al hecho de que me perdía por las noches dando tumbos por la cama pensando...
En un piso tan inmenso,y que mi única compañía era un viejo televisor Sony,hizo disipar todas mis dudas de si era o no acertada mi elección,además ¿Qué podía perder?
Solo pensar en el mero hecho de llegar a casa y poder conversar con alguien disparó en mi una sonrisa y decidí seguir adelante con el plan establecido.
-Hola Helena yo me llamo Luis,encantado
No se muy  bien que impresión se llevaría Helena de mi,al ver a un chico con el pelo largo enraizado,que tapaban dos pequeños ojos verdes,inmunes al mínimo rayo de sol,y las manos encalladas y llena de hollín.Aunque enseguida se percato
-Tu eres minero¿verdad?
-Si(Sonreí) las manos me delatan...
Esbozo una sonrisa y me dijo-¿Bueno donde esta el piso?
-Esta aquí al lado,al final de la estación.
Caminamos diez minutos hasta llegar al destino,ninguno de los dos sabía muy bien como romper el hielo,por lo que la conversacion durante el trayecto fue más bien escueta ya tan solo hablamos del tiempo que hacía esa tarde y de como se iba apróximando el invierno por las montañas de Asturias.
-Este es el piso,esta construido en forma de L,para que te hagas una idea.Nada más abrir la puerta te encuentras el salón,un salón bastante amplió,tenemos una televisión que aunque esta anticuada funciona a la perfección,una mesa redonda central donde comer y lo mejor de todo un brasero de picón.A veces traigo en los bolsillos un par de pastillas de carbón cuando vengo de la obra y las hecho en el,muchas veces ni siquiera llego a coger la cama sino que me quedo dormido en el mismo sofá por el calor envolvente  que desprende.Saliendo del salón si continuas todo recto esta a mano izquierda la primera habitación -En esta duermo yo-le dije-Aunque si te gusta más que la otra te la puedo cambiar,ambas son muy similares constan de una cama de matrimonio un armario y un pequeño escritorio.A mano derecha se encuentra la cocina....
-De repente,se oyó el venir de un tren ferroviario que retumbaba las paredes del techo.
-Este es el único inconveniente,que al estar cerca de la estación pues...cada cierto tiempo las paredes te avisan de lo que esta ocurriendo en la superficie,pero acabas acostumbrándote,a no ser que tengas el sueño muy ligero.Yo,como vengo molido de trabajar apenas me entero.Y si te supone mucha molestia te incluyo unos tapones en el presupuesto.(Sonrió)
Pero bueno...como te iba diciendo aquí esta la cocina,tiene horno,gas y una nevera,es una cocina antigua tan solo tienes que fijarte en los grabados de los azulejos,pero bueno,es solo una pequeña sala de transito que solamente empleo para preparar algo para cenar,ya que como en el trabajo.Aunque tu puedes traerte lo que quieras,tiene estanterías de sobra para llenar de comida.La lavadora se encuentra al lado de la nevera,suelo tender la ropa en el balcón en un pequeño tendedero de forma cuadrangular,como el resto de vecinos.
Y al fondo esta el baño,tiene bidé,lavabo un espejo y una ducha,y bueno eso es todo...No hay nada más que enseñar¡Ah si se me olvidaba!Esta sería tu habitación.Retrocedimos media vuelta en el pasillo donde se hayaba su cama un par de mantas un edredón un armario para la ropa y un pequeño escritorio como la anterior.
-Me gusta mucho(Dijo Helena)Parece una casa muy confortable,y estoy deseando probar ese brasero de picón.Me quedo.
-Genial,te aseguro que aquí estarás como en tu casa,sino mejor(Sonrió).
-¿Me acompañas a por las maletas?
-¡Claro!¿Te instalas ya?Qué rapidez...
Bajamos las escaleras y cruzamos un parque donde esperaba su equipaje.Pude ver que se albergaba en un centro de acojida me fije en la calle.Francisco Reiter...al final la calle se encontraba al lado de mi piso y ni siquiera me había enterado...Estuve esperando una media hora de reloj cuando bajo la muchacha cargada por dos maletas enormes un par de tubos enrollados a la espalda y una caja que contenía un gata blanca
Enseguida fui a ayudarla.-¿Cómo es que traes tantos tubos?Le pregunte.
Estoy estudiando arquitectura,es mi primer año y albergo planos y planos,proyectos,aún sin acabar...
-Y veo que tienes una gata...
-Si,se llama Mara¿Te molesta o te supone algún impedimento que venga a vivir al piso?
-No en absoluto ,me hará compañia cuando tu no estes y además me encantan los gatos.
Cuando entramos en el piso de nuevo ayudé a Helena a desembalar todo el equipaje,que traía que no era poco.Colocó grosso modo su ropa en la estanteria,la mayor parte prendas de lanas y vaqueros y pospuso los tubos que albergaban sus proyectos de carrera cerca de la mesa-estudio.
Para cuando acabamos de colocarlo todo ya había oscurecido y yo me tenía que levantar temprano al día siguiente.
-¿Te apetece cenar unos escalopines regados con sidra en un mesón que se encuentra de esquina,aquí al lado?
-Vale,si así mejor porque estoy un poco cansada y me apetece desconectar.
Entramos en el mesón y pedimos mesa para dos,Helena me pregunto
-¿Tu no eres de aquí verdad?
-No ,y eso que me esfuerzo por poner el acento (Sonrío)
-¿De dónde eres?
-De Extremadura
-¿Y porque decídiste venir a vivir a Asturias?

Texto:El Hombre Percha

PRÓXIMO MIERCOLES 3 PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada