El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 12 de febrero de 2013

Los Picos de tu Cuenca Minera-La novela de El Hombre Percha III

TODOS LOS MIERCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 3- 
-Bueno...fundamentalmente por el clima.Me siento mucho más cómodo aquí,sobretodo los meses de verano,porque el invierno,al fin y al cabo,incluso diría que es más extremo allí.Pero en verano el calor es insoportable...Un calor seco que te recorre el cuello y baja por tu espalda y se impregna en tu pecho desde primeras horas de la mañana...es bastante axfisiante.
Pero la razón principal por la que elegí Asturias fue porque a mi me fascinaba venir en vacaciones a Gijón,bañarnos en la playa de Salinas,visitar sus ferias de muestras,ir a ver a Sporting al Molinon.... Sobre todo recuerdo con especial cariño entrar en las Montañas de Pelayo, a través de sus tuneles.Tendría 5 años y me quede fascinado;porque claro como te puedes imaginar en Extremadura no hay ningún tunel o si los hay yo no los he visto (Sonreía)Y veía a las familias pasar por ellos,con sus coches,llegar al otro lado a través de la montaña,pues....a mi eso me parecía mágico...y desde entonces ya quería ser minero.Porque no me imaginaba que algo que hubiese levantado con mis propias manos pudiera ser tan importante en la comunicación entre pueblos.Para mi es algo fascinante,indescriptible,como aguantan el paso del tiempo...
-¿Y esos son todos los motivos o hay alguno más?
-No...eso es todo
-¿Seguro?
-Bueno...me pillaste,umm...La verdad que nunca me sentí arraigado a las gentes de mi pueblo,teníamos intereses muy distintos.Yo no quería ver dehesas,estaba ya cansado de ver dehesas por un lado y por otro,yo quería ver prados verdes donde perderme con tan solo una manta y una botella de sidra.Eso era para mi la felicidad,tampoco conservo amistades de allí,después de tantos años,cada uno emprende un poco su rumbo en la vida y asi es como tiene que ser.Es triste,porque cuando has pasado tantas horas de tu infancia con personas,acumulas recuerdos,pero bueno en la vida llevamos a la espalda un saco con recuerdos,los paquetes que estan más abajo son los de la infancia,si quieres conseguir nuevos recuerdos tienes que echar a andar...Si me hubiese merecido por un momento conservar la relación con aquellas personas que ahora se encuentran ya a kilómetros de distancia,quizás me lo hubiese pensado por un momento.Pero no era el caso,no tenía allí nada a lo que aferrarme desde que mis padres se divorciarón.
Pero bueno...¡Son cosas que pasa joder! y aquí hemos venido a tomarnos unos culines...
Cuando trajerón por fin los platos,tanto Helena como yo teníamos un hambre atroz...
-¿Te gusta el queso cabrales Helena?  
-Me encanta,además ya lo estoy oliendo...
-Pues aquí en el "Bergidum"hacen los mejores de toda Asturias.Y si encima le pones una sidrina al lado comes como un señor.
-Esa que ves ahí,le señalaba mientras me llevaba un cacho de carne a la boca,es Mari,la cocinera del mesón.Luego te la presento.Es un cielo de mujer,Ha sido una madre para mi durante estos meses,incluso a veces los días que me veía más apagado me echaba un poco más de ración.Ella siempre me decía
"Tienes que curiate chicu que somos lo que comemos y más el to trabayando na mina"
Cuando acabamos de comer,Mari se acerco a saludarnos...
-Home Luis mira qu'amiga te echasti¿Verdá que los díes fáense menos llargos en compañia?
 (Sonreí)-Es mi compañera de piso Mari,se llama Helena,estaba aqui al lado en el centro Francisco Reiter y decidió mudarse...
- Perbién home amás que Luis ye un mozu bien mayo¿Di-y que te curie bien eh? Que si non yá -y regañare yo.
Cuando nos fuimos del mesón,y llegamos al portal,y entre la sidra(que no se debe olvidar)andábamos los dos ya más muertos que vivo.Ni siquiera Mara vino a saludarnos a la entrada pues se había agenciado un lugar en el respaldo del sillón que se encontraba frente al televisor  del que parecía no haberse movido en toda la tarde.
-Bueno Helena,(Le dije dándole dos besos,voy a dormir ya que se me hizo tarde y mañana toca faena)espero que te encuentres como en tu casa,si necesitas algo en la primera habitación que estoy.
-Bueno Luis,encantado de conocerte,yo me quedaré un ratín viendo la tele porque mañana entro un poco más tarde a la facultad,tengo ausencia de profesorado las dos primeras horas,descansa....
A la mañana siguiente ya me encontraba en el punto clave del Parque San Francisco esperando a la cuadrilla para marchar hasta Mieres de nuevo,el frío cubría mis huesos e intentaba que no entrase el más mínimo aire dentro de mi cazadora,solo pensaba en llegar a Mieres y entrar en calor con un buen orujo.
Cuando llegó por fin la furgoneta abrieron las puertas y me saludaron los 4 de siempre:Ábel y Dacio,que eran dos hermanos de Xixón,que llevaban ya un par de años a sus espaldas en la cuenca y Nicolás y Nerio,este último era con el que más afinidad tenia,además de ser el más joven de la cuadrilla,exceptuandome a mi,con unos 25 años,fue bastante comprensivo cuando llegue a la hora de enseñarme el oficio.
Orujo a la garganta y a trabajar.Hoy me tocaría a mi encargarme de los vagones y separar el carbón del resto de impurezas.Generalmente nos dividiamos el trabajo del pico y los cubos,los vagones para no aburrirnos.Ya que el dinamitero casi siempre solia ser Olayo,el capataz,un minero ya jubilado,quizás por el remordimiento a que nos quedasemos incomunicados en alguno de los túneles o peor aún,que muriésemos en el intento,ya que no era la primera vez que al vaciar los vágones de carbón me encontrado con ropa totalmente destrozada como botas o algún abrigo que sabría Dios a quien perteneció...
La mañana me resulto bastante monótona la verdad,descargando y removiendo aquellos vagones que parecían no tener fin.A mi me gustaba más trabajar con el pico,sentir la pegada en mis manos e ir abriendo camino poco a poco.
Al finalizar la jornada y de camino a casa,paré a tomarme unas fabes pues a pesar de que me había metido dos bocadillos para el cuerpo a eso de las 12,estaba exhausto.
Cuando llegué a casa,enseguida me recibió la gata,supongo que se percato de los mil olores que desprendía.Comencé a acariciarla y oí la voz de Helena desde el otro lado de la habitación
-¿Cómo fue el día?
-Bien,acabé molido pero bien,todos los días son buenos si regresamos los mismos que nos fuimos (Sonreí)
Me voy a dar una ducha y a dormir un rato que falta me hace
-De acuerdo,yo estoy aquí liada con unos planos que tengo la habitación manga por hombro.
Caí rendido en la cama,nada más tocar mi cuerpo las sábanas y perdí la noción del tiempo.
Después de un par de horas empecé a notar un cuerpo extraño en el interior de la cama,sobre todo porque me encontraba sepultado entre las mantas para evitar cualquier resquicio de corriente,pensé que era Mara,pero era Helena... 

Texto:El Hombre Percha

PRÓXIMO MIERCOLES 4 PARTE
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada