El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 19 de marzo de 2013

Los Picos de tu Cuenca Minera-La Novela de El Hombre Percha-Parte 8

 TODOS LOS MIERCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 8-  

-¡Que nun se-y asoceda volver entrar equí nesi estáu,o la próxima vegada va dir,como la basura,de patitas a la cai !
Agarré a Helena cuando cayó sobre mi hombro,de forma brusca,empujada directamente por aquel portero

-¿Te pillaron liando porros?
-....Balbuceaba...
Le coloque un poco el pelo que le cubría toda la cara y lo único que vi fue a la muchacha totalmente descentrada,dudo mucho si quiera saber donde estaba...
La agarre y nos fuimos a una esquina,la primera que encontré y la hice sentar a mi lado sobre el suelo.Inmediatamente le subí la manga izquierda de su jersey hasta la mitad del brazo y observé un pequeño agujero de un pinchazo que aún contenía un poco de su sangre.
Me acuerdo que me levanté...ni siquiera se porqué me levante,me agarre la cabeza,se me había caído el mundo encima,empecé a sudar y agobiarme...Solo deseaba reventarme la cabeza contra alguna farola o bordillo,para que pasase la noche lo más rápido posible,aunque nos encontrasen al día siguiente como nos encontrasen...No me lo podía creer...se me quedo clavada la cara de Helena,bueno de Helena,de algo que se parecía a Helena intentando babearse la boca,ya que tenía los labios secos,la mirada perdida,las pupilas dilatadas,y la cabeza a saberse donde la tendría...no creo que ni me reconociese...Tenía rabia,mucha rabia de pensar como una chica con estudios podía haber sido tan estúpida,lo hubiese pagado con ella a gritos,si se enterase de la misa la media,pero eso ahora no serviría de nada.Empecé a darme pequeños golpecitos en la cabeza,pensando...pensando...que hacer con ella...donde íbamos a pasar la noche...como se encontraría a la mañana siguiente...la semana que me iba a dar...Había cambiado el transcurso de mi estancia en el piso de un plumazo...Al último golpe que me di en la cabeza,le siguió un puñetazo seco y limpio,con toda la mala hostia del mundo,que casi me tumba en el suelo,pero me recuperé rápidamente al ver a Helena vomitando.La dejé que vomitase todo lo que puse tranquilamente,echándola miradas de despreció,cada vez que vomitaba un poco más,incluso casi me alegraba de que lo estuviese pasando mal,de la rabia contenida que tenía.
Cuando paró de vomitar,la agarré y la abrace para que no pasase frío y comenzamos a andar sin rumbo fijo por las calles menos transitadas.
-Luis...no me dejes sola...Luis...Luis...joder...abrazame...haz algo...lo siento...vámonos a dar una vuelta...
No le hice ni puñetero caso.Ya tenía decidido lo que iba a hacer.La llevaría a la Ciudad Sanitaria  "Nuestra señora de Covadonga"Además esto estaba a unos cuarenta y cinco min andando,supongo que pasado ese tiempo,tendría otro cuerpo.
-Luis...dime algo...joder...Luis,me vas a dejar tirada...
-Vamos a dar una vuelta,yo te abrazo y pasamos esto juntos,abrazados¿De acuerdo?
-.......
Cuando pasamos la calle Calvo Sotelo ,y se dio cuenta de que no íbamos ni de lejos a casa,comenzó a protestar...
-¡No es por ahí tio!...¿Qué haces?...no me dejes tirada...
Forcejeó un poco conmigo,pero de nada le sirvió pues estaba bastante soñolienta,disfrutando de su apacible dosis que a mi me había destrozado,de momento,la noche...
-¿Cuanto tiempo llevas pichandote Helena?
-...Igual que tu...con tu pico...en la montaña...(Hacía amago de sonrisa)
(Sonreí yo también)-¿Sabes una cosa?¡Que comentarío más ingenioso para que lo haya salido de la entrañas de lo que pronto será un cadáver con aspecto humano,y lo más gracioso va a ser cuando pases toda la semana cagandote y vomitando encima.
Me sacudió un guantazo,pero apenas tenía fuerzas,sollozaba
-Eres un payaso...me habéis fastidiado la noche todos...(Decía a la gente que pasaba a nuestro lado) ¿Qué pasa?...Joder...(Comenzó su llanto y con ello a llover...
Llegamos al hospital,casi arrastras,por urgencias.
Se acerco un auxiliar y me pregunto -¿Qué sucede?¿Qué consumió?
-Heroína.
-Vale vais a pasar a una sala,donde pasaréis la noche ahí,primero la vamos a limpiar el cuerpo -¿Vale?¿Te ayudo con ella?
-No,no,ya la llevo yo 
La tumbamos en una cama,donde se encargaron de limpiarle las impurezas de la sangre y ponerle un gotero. A mi me agenciaron una vieja silla plegable con respaldo que tenía pinta de ser  bastante cómoda.
-No te podemos ofrecer otra cosa,lo sentimos.Te vas a quedar aquí con ella en el pasillo a mano derecha tenéis el servicio.Si necesitáis cualquier cosa avisadme,estoy en ese puesto(señalaba con el dedo)Mañana por la mañana vendrá un médico a evaluar y pensaremos que hacer con ella.
Helena ya dormía desde hace un rato,así que,pedí un tranxilium en recepción,ya que me encontraba de los nervios y aún no había terminado de digerir todo lo que había pasado,y a dormir...

Texto:El Hombre Percha.

-PRÓXIMO MIÉRCOLES-PARTE 9-




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada