El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 7 de mayo de 2013

Los Picos de tu Cuenca Minera-La Novela de El Hombre Percha-Parte 14

 TODOS LOS MIÉRCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 14-
-Yo quiero acabar los mios estudios d'arquitectura y abrir el mio propiu estudiu,según vaya ganando dalgún dineru de los proyectos.Decía mientras se ponía morada con las pastas
-Ah eso esta perbién,a lo menos vas tener meyor xubilación que Luis,porque los mineros rápidu que se xubilen(Reía)
-Ya bueno,pero nosé,aunque me pasen factura en los pulmones,si es lo que a uno le gusta,pues a tirar para alante con ello ¿No? Lo mismo sales mañana a la calle y te atropelló un coche y mira...ya no te mueres de todo el polvo que inhalaste en la mina.Y es así la vida,cuando no quieres algo te lo mete con calzador,pero cuando deseas o necesitas de ella te lo arranca como se arrancan las raíces de un florero.Así que,hoy estamos bien ¿No Micaela?Ya nos preocuparemos por tener algo que comer mañana.
-Tambien que toa pasa tan apriesa...
Le dí un fuerte abrazo a Micaela,un abrazo fraternal de la que había sido mi segunda madre,con permiso de Mari,al llegar a Asturias.Acabamos las pastas y no dejamos ni las migas,pagamos a la señora el alquiler y de vuelta a casa que mañana había que madrugar.
-¿Qué te pareció Micaela?
-Es maja,después de todo lo que le paso en la vida conservar una sonrisa como la suya es casi un milagro.
-Pues para que veas,que a veces nos quejamos por tonterías...
Llegando al piso y antes de ponerme a hacer la cena cogió Helena por detrás y me tiró encima de su cama
-Necesito....me pide el cuerpo...desahogo
-No te preocupes Helena,te dije que iba a ser tu medicina estos días así que ven aquí...
Nos metimos bajo las sabanas y tras varios revolcones me susurro al oído medio sollozando de felicidad
-Gracias Luis,por todo lo que estas haciendo por mi.
La acaricie el pelo y le di un beso en la frente.-Tranquila esto nos puede pasar a cualquiera.
Cuando terminamos y eche un ojo a la habitación vi que las mantas estaban manga por hombro, y además pude observar al mirar mi despeinada cara en el espejo que tenia fuertes arañazos en la espalda y algo de sangre de las uñas de Helena.
-Lo siento...
-No pasa nada,es la emoción del momento.Nos echamos a reír y ella comenzó a hacerse un porro de Marihuana.Yo no paraba de mirarla embobado,preocupado por su estado,mil pensamientos como flechas volaban por mi cabeza...Cuando vino se echo a mi lado poniendo su cabeza sobre mi costado
-Estoy agotada,y eso que me he pegado un buen atracón de pastas....
-¿Pero te encuentras bien?Sudaste mucho ¿No?
-Si...bueno...estoy un poco nerviosa pero ahora me fumo el porro y se me pasa y me quedo como un bebe.
-Bueno voy a preparar la cena¿Vale? que mañana madrugo
Voy a hacer unos huevos fritos con patatas fritas y pan para mojar¿Te apetece?
-Sí,con cualquier cosa me apaño,algo sencillo porque tengo un hambre...
Fui a la cocina a preparar la cena cuando recibí una llamada telefónica
-¿Si?
-¿Luisin?
-¡Papa!¿Qué tal?¿Como estas por allí?Te echo de menos,tendrías que verme picando piedra(Sonreía)
-Te veré,en un par de días llego allí a pasar contigo las vacaciones
-¡Qué dices homme!¡Qué alegría me diste!Pues te tengo que contar ya veras,de todo lo que me pasó ¿Cuándo vienes para acá?
-Te daré una sorpresa,no te diré cuando
-(Sonreí) Traeme un poco más de ropa de abrigo,a poder ser,pilla un par de piezas de mi armario.
-Vale ¿Algo más?
-¡No,que vengas pronto que te quiero!Te dejo que estoy en la cocina,un beso hasta un ratín.
Al rato paso Helena por la cocina recién duchada
-Anda que esperas tu para ducharte ¿eh?
Se echó a reír.
-Viene tu padre entonces¿No?¿Estarás contento?
-Si porque hacia ya tiempo que no lo veía,todo por la distancia...no me lo voy a creer cuando le vuelva a abrazar...Toma tu cena.
Fuimos al salón,vimos un ratín las noticias y cuando acabé de fregar los platos me pegue una buena ducha que me hizo caer en la cama redondo.Y en un descuido,cuando cerré los ojos,aparece Helena en pijama y me dice-Me vengo a dormir contigo,abrazada a ti.
Y me robo una sonrisa de felicidad.
-Bueno cuando oigas el despertador no te asustes,ya en nada como quién dice...
Y amarrando mis piernas a las de Helena y abarcando su cabeza con mi abrazo nos fuimos quedando dormidos mirando las estrellas que aparecían por la ventana y enredando con mis dedos entre su pelo....

Texto:El Hombre Percha

PRÓXIMO MIÉRCOLES-PARTE 15-


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada