El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 21 de mayo de 2013

Los Picos de tu Cuenca Minera-La Novela de El Hombre Percha-Parte XVI-

 TODOS LOS MIÉRCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 16- 
Es curioso comprobar desde el otro lado del cristal, la suceptibilidad tan estúpida que puede llegar a alcanzar el ser humano.Me refiero a cómo les cambia a ciertas personas el estado de ánimo y su actitud para/con el mundo en una fecha determinada como es la Navidad.
Hace ya tiempo que abandoné la infancia con resignación y me dí cuenta de que en Navidad también existe la basura,ocultada tras letreros luminosos que hacen de las ciudades un paraíso de armonía e ilusión de cartón.
Tampoco es la época del año en la que los indigentes emigren a otros lugares,sino que son aparcados en comedores sociales,para no hacer feo con el resto del paisaje,en el que no quedan interaccionado con tanta armonía,tanta bombilla,y tanto arbusto y gente de bien o que aparenta de bien;porque al fin y al cabo,esto no deja de ser un juego de sombras,en los que los problemas se camuflan en lugar de solucionarlos.
Todo por que un niño bajo a la tierra,aunque tengo mis dudas en cuanto a fechas y lugar:¿Un 25 de Diciembre fun fun fun,en un portal,en Belén?¿A cuantos grados bajo cero estarían? Como acto simbólico para conmemorar su nacimiento quizás deberíamos fijarnos en otros de los muchos aspectos por los que destacaba este "niño"quizás estemos abrazando en esta época más que nunca lo que este niño tanto repudiaba.Y hablando de abrazar...hacia tiempo que no veía a mi padre,había cambiado su regazo por el de Helena,porque por muy mal que vayan las cosas siempre se afrontan mejor los problemas si tienes unos brazos que tiran de tus espaldas.
Sea como fuere,incluso es el propio cuerpo el que te va avisando de la llegada de las vacaciones,sabes que están cerca esas fechas y de forma  indirecta la mente envía esa señal al cuerpo advirtiéndole de la festividad que esta por llegar y anestesiando como consecuencia,de manera significativa,la productividad laboral,al tener en mente otras cosas que no dejan de ser distracciones que contribuyen a la perrería cuando se acerca el periodo estival,después de haberte pasado una larga temporada con el pico y la pala ;lo que se conoce por la alegría de los idiotas,estas alegre,con expectativas,e ilusiones,al igual que el resto de la gente en las calles,sin saber porqué...
Estas palabras fueron las que absorbieron mis pensamientos después de un día más de trabajo al llegar de Mieres al Parque San Francisco,y pusieron banda sonora a los luminosos escaparates que se veían de vuelta a casa .Llegando ya a la esquina de mi calle pude observar una muchedumbre,entre ellos,educadores del centro Francisco Reiter de donde procedía Helena,agolpados en medio del parque,en circulo.En un momento me dio un vuelco al corazón y pensé en lo peor...
Efectivamente según se iba apartando la muchedumbre,que nada más que echaba pestes,de la persona que yacía en el suelo,fui vislumbrando los ojos semi-inconscientes de Helena.Enseguida fui a cogerle los brazos para ver si se había pinchado pero no tenia restos ni marcas talladas en las venas,lo cual me tranquilizó bastante y al verla sonreír e intentar abrazarme y tirarme al césped para ponerme de su lado le pregunté
-¿Qué te ocurrió Helena?
-Pues...mira...a ver...vine de clase...¿Sabes?y me puse un poco triste...y empecé a notar que mi cuerpo me pedía....(suspiraba) y decidí apalear el mono con sidrina y ya me encuentro un poco mejor hasta sonrío y todo,sobre todo por verte a ti,que llevo aquí un ratín echada y parezco un mono de feria.
-¡No pasa nada ya me encargo yo!Le dije a la muchedumbre que aún observaba con malos ojos a Helena,solo porque bebió demasiado.Algunas miradas de reproches asustaban,y yo pensaba
"No te parece amigo,que adelantarías más sin en lugar de rechazar a esta pobre muchacha que esta tendida en el suelo pasando frío,la ayudas a incorporarse o a tomarse un café caliente que te lo agradecerá,porque de esta forma ni ayudas ni la dejas de ayudar y tan vergonzosa debería ser su actitud como tu ejemplo"
En fin,ya puestos incorporé a Helena apoyando su cabeza sobre mi brazo y entre risas le ayude a matar lo que quedaba de bebida antes de subir para casa,hasta que poco a poco,nos fuimos quedando los dos solos con el tintineo de las botellas y el caminar de la gente que se marchaba de nuestro lado.

Texto:El Hombre Percha
 PRÓXIMO MIÉRCOLES-PARTE 17-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada