El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 3 de septiembre de 2013

Los Picos de tu Cuenca Minera-La Novela de El Hombre Percha-Capítulo 31-

TODOS LOS MIÉRCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 31- 
...Me encontraba en la cornisa de un rascacielos,viendo como mis pies se deslizaban casi de forma magnética hacia el precipicio...Y me vi cayendo boca abajo,de forma vertiginosa,acelerando cada vez más mi caída...Según iba bajando los pisos,veía,de forma fulminante,algunas caras conocidas,la de Helena,la de los compañeros de cuadrilla,la de mi padre,las de aquella gente que deje en Extremadura...
Tenían una expresión extraña en sus ojos,nada compasiva, podía decirse que esperaban con ansia que me hiciera mierda contra el suelo,empecé a oír gritos...-¡No lo vas a conseguir!,-¡Vas a estamparte contra el suelo!....

-Luis
-¡Ehh!
-A comer
-Vale,vale ya voy...
-¿Estas bien?
-Si,sí,solamente me estaba quedando dormido,porque me encontraba relajado,supongo que por la medicación y me había asustado cuando había sentido tu mano en mi regazo llamándome para comer,perdona las molestias.
-¡Ui!¡No hay de qué!Lo siento mucho...Bueno vamos a comer.
Me dirigí hacía el pasillo,de nuevo,esta vez transitado de gente que iba y venía  de la salita al comedor,o que simplemente salían de sus respectivas habitaciones.Rostros enfermos que aún no les había puesto nombre y que convivía con su mirada comida tras comida.Me fui a sentar al lado de Lara.
-Hola
-Hola
-¿Estas mejor?
-Si,a veces me da por ahogar todas mis frustraciones en un pozo negro...y me suelo hundir con ellas.
-Ah bueno...yo pensé que era el que tenía aquí problemas
-(Sonrío)¿Y tu qué,que has hecho?
-Me quede dormido,supongo que por la medicación,porque esta noche dormí bien-Comenzaron a traer las bandejas con la comida-Espero no sentirme tan...¡ploff!(Sonreí)cuando salga de aquí...
-Hombre vas a estar un tiempo que no vas a estar al 100 por 100 ni de lejos,esto es una reconversión de la persona,aun no has visto nada(Se reía)
Cuando acabamos de comer,fuimos a la taquilla a por nuestra bolsa de aseo y después a nuestras respectivas habitaciones,como procedía a la hora de la siesta,siesta que yo ni la olí,pues ya me la había tomado de manera involuntaria unas horas antes.Estuve pensando todo el rato en Helena,y en sus palabras...Vomitaba palabras y más palabras en mi cara y mi cerebro cada vez más pequeño e inseguro se retorcía en el cráneo que tenía como jaula.Cuando pasaba una auxiliar,me hacía el dormido,para no llamar lo más mínimo la atención con mi comportamiento.Me acurruqué en posición fetal de cara a mi compañero,pensando que le habría podido pasar,quizás tendría una vida podrida y aun queriendo poner,como última voluntad fin a ella,le volvieron a salir mal las cosas,y ahora estaba naufragando entre la vida y la muerte.¿Dónde estará?Yo al menos,durante la semana que estuve en coma no sentí ni ví absolutamente nada,como si estuviese encofrado dentro de un útero,todo de plástico,todo mentira...
Pensé,que iba a tener problemas de entretenimiento,si trascurrían así los días,en cierto modo agradecía esta especie de vacaciones impuestas,para darme otra percepción sobre la vida,pero echaba de menos el trabajo,y la faena del día a día que me sepultaban con pastillas saliendo a flote únicamente la monotonía de los días.
Me levanté cuando empecé a oír más voces de las habituales suponiendo que sería la hora de visitas,y me fuí a un rincón de la la sala principal,a acurrucarme,sintiendo todavía el cambio de temperatura que producía el deshacerte de las sábanas al incorporarte.Me encontraba  anclado entre bostezos incapaz de dormir,creo que ví a Lara dando una vuelta por las instalaciones con lo que sería un familiar a su lado,no estoy seguro de ello,pero de Helena...nada de nada.Ni asomo el pelo.Y yo aún así estaba nervioso porque tenía la esperanza de verla,aunque por otro lado que me daba que no la vería ni en pintura.
-Luis¿Hoy no viene nadie a verte?-Dijo una de las auxiliares
-Se ve que no...
-Pues si venía una muchacha siempre a verte hasta que despertaste.
-Lo mismo se fue defraudada al verme despertar(Me eché a reir)
-Anda que...
-Vienes al patio a dar una vuelta que me voy a echar un cigarro.
-Vale
Salimos hacia una pequeña terraza exterior,de no muchos metros donde se encontraba gente dando vueltas en circulo...
-¿No me vas a ofrecer un cigarro?
-No te conviene
-Consejos vendo... (Sonreí)No te preocupes,no fumo,si fumase sería preocupante porque trabajo en una mina,y ya tragan mis pulmones demasiado polvo.
-Uff...pues si,que mal¿No encontraste otro trabajo? Los mineros se jubilan pronto porque acaban con los pulmones destrozados literalmente.Y se de lo que hablo,porque he llegado a ver autopsias de personas que como tu eran mineras,bien porque ya la edad no les daba para más o por algún accidente laboral y tenían los pulmones que daban pena...
-Ya,bueno,es lo que tiene este trabajo.Pero yo es lo que quería,yo vine de Extremadura hasta aquí para eso.Desde pequeño tenía ilusión por construir túneles y por pasar,quizás algún día con mi hijo por ellos,como hacía yo con mi padre.Es más,no quería que los reyes me trajesen regalos sino carbón.Poco antes de venir a Asturies de forma definitiva,me tiraba tardes y tardes dibujando con el carboncillo,sobre todo gente picando en las entrañas de una montaña o abriendo alguna beta.Me gustaba mucho la sensación que dejaba sobre el papel todo negro y sobre las manos ,me hacía volar y sentir que estaba cada vez más cerca de aquí...
-¿Y como comenzaste a trabajar en la minería?


Texto:El Hombre Percha
PRÓXIMO MIÉRCOLES -CAPÍTULO 32-





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada