El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 10 de septiembre de 2013

Los Picos de tu Cuenca Mínera-La Novela de El Hombre Percha-Capítulo 32

TODOS LOS MIÉRCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 32-
-Mi padre,que en paz descanse,y yo veníamos frecuentemente por Asturias,sobre todo porque el comenzó a trabajar aquí en Oviedo y le traía recuerdos...A mi siempre me gustaba atravesar los túneles de las montañas,desde que era un niño y decidí que quería ser minero.Bueno,supongo que porque anhelaba un trocito de mi infancia y eso me hacía estar más cerca de ella.Y vine aquí.Estuve cerca de un mes antes buscando trabajo,la verdad que tanto Mícaela,que es mi casera,como Marí,la dueña del bar en el que solíamos cenar con frecuencia mi padre y yo,ayudaron bastante.Me dijeron que me fuese a Mieres y preguntase por las cuencas de allí y por los bares a eso del mediodía.Alquile una pensión en la que estuve un par de semanas antes de dar con la gente adecuada,levantandome más dormido que despierto,hablando con unos y con otros,pasando por los bares que se encontraban cerca de las betas a la hora de comer,cuando estaban hasta arriba de humo,sidra y carbón,y finalmente me presentaron a Olayo,el patrón con el que trabajo actualmente,aunque es más compañero que patrón,el no deja de ser otro mandado más y nos trata como a hijos de un mismo empleo,más que como a la gente que esta bajo su mando.Nos mima para que no nos pase nada,siempre hace el los fregaos más gordos como dinamitar o dar cuentas.
-¡Vaya!Osea que fuiste paso a paso
-Si claro,tampoco te queda otra ¿No?Porque por mucho empeño o ilusión que tengas hasta con el hollín hasta las cejas,no sabes muy bien de que va todo el meollo,aunque lo veas desde fuera.
-Tengo que ir al almacén a coger un par de cosas¿Me acompañas y me sigues contando?
-Vale
Salimos de el patio donde ya se había fumado dos cigarros,cruzamos el pasillo hasta llegar al almacén y yo continuaba hablando...
-Básicamente es eso,luego me acostumbre enseguida a el olor de la lluvia besando la tierra.Hay gente de por aquí que me decía -"El verde tiene un precio" pero a mi no me importaba,incluso se me hace mucho más cuesta arriba trabajar con la solana que sin ella.
Entramos en el almacén cerro la puerta me estrecho contra la pared y me dio un beso en los labios.Me quede por unos momentos en shock,aunque intente reaccionar lo antes posible,y acolchando bien las palabras que le iba a decir,porque ya sabía perfectamente lo que era sentirse rechazado...
-Lo siento,no se si hice algo mal.No pretendía que se confundiese-Me interrumpió
-No quieres que estemos solos un rato tu y yo aquí,me dio otro beso y se desabrocho la camiseta.
Intentente parar de cuajo,siendo bastante más cortante
-No,de verdad,lo agradezco.He aprendido por las malas,de que en la vida,si estas seguro,da un paso adelante,pero si no lo estas,parate en seco cuanto antes...y haber llegado hasta una conclusión como esta casi me cuesta la vida.Lo siento me tengo que ir.
Me agarro del brazo.
-Lo siento mucho,me he dejado llevar,por favor no se lo cuentes a nadie...-Me dijo nerviosa,quizás por temor a las consecuencias.
-No te preocupes,no se lo diré a nadie.(Entre otras cosas porque tampoco me quería ganar más días que prolongasen mi estancia)Salimos tranquilamente,no te preocupes,aquí no ha pasado nada.
Al salir me temblaban los pies y iba de su lado,esperándola,sin saber muy bien porque,llevaba un par de rollos higiénicos y de gel del almacén,supongo que por el mero hecho de haber agarrado lo primero que pillase sin saber muy bien porqué.Iba pensando en como serían los días siguientes,si el aire se podría cortar con un cuchillo,si mi comportamiento o el suyo nos acarrearían problemas,incluso,llegué a pensar si le dio por hacerme algo la semana que estuve en coma,pero me tranquilice cuando llegamos cerca de la salita,me dije a mi mismo-No pienses en nada,nada ha sucedido.
-Bueno,gracias por acompañarme a dar una vuelta por el patio,no sabía si quiera que había.
-No hay de que,cuando quieras salir me lo dices y yo os abro la puerta
-Vale muchas gracias.
Entre en la salita encontrándome como en casa y me puse a leer el periódico que fue lo primero que agarré,más que ponerme a leer,a mover los ojos haciendo como que leía.Porque todavía andaba la cabeza dando vueltas,furulando...Me leí hoja por hoja hasta que nos llamaron para cenar.
Me senté al lado de Lara.
-Hombre ¿Cómo fue la tarde?
-Una tarde más,de visitas,hablando de lo mismo,una y otra vez...
-Bueno,por lo menos a ti te visitan
-¿Y tu qué hiciste?
-Estuvimos en el patio,no sabía que había una terraza.Y estuve hablando con una enfermera sobre como llegué hasta aquí,cómo conseguí el curro,y cómo estuve a punto de perderlo,que aún toco madera por ello.
Esta bien,te desahogas,te podías venir la próxima vez.
-Paso,yo lo que tenga que hablar lo hablo con el psiquiatra,y cuanto más fría y estrecha sea mi relación con el mejor.Porque luego aquí te están vigilando constantemente y los trabajadores son muchas veces como cámaras de vídeo móviles...
-Ya...vale.Bueno intentaré habla de temas sin trascendencia como el tiempo o cosas así.
Que amarga me estaba sentando la sopa,que me insuflaba calor por todos los poros,pensando en lo sucedido.-Vas a tener que andar con pies de plomos por aquí-Me dije a mi mismo.Porque sin comerlo ni beberlo puedes acabar mal...
Cuándo acabamos de comer y de asearnos,fui al mostrador a pedir el tablero de ajedrez para echar una partida con Lara,me lo dio la misma enfermera que me había dado la tarde.Sonreí tranquilamente-Muchas gracias,luego lo traigo y lo devuelvo.
Estuvimos jugando hasta que hice sueño y estaba más pendiente de la partida que de lo que había a mi alrededor.
-¡Jaque Mate!
-¡Hombre!Muy bien,¿Te acostado despertar eh?J*der lo tenías a huevo y me podías haber ganado mucho antes,pero bien,bien es un comienzo.
-Si,me estaba ya entrando sueño,supongo que por la medicación,ya mañana seguimos.Recogí las piezas y las entregue junto al tablero en el mostrador,donde no había nadie,seguramente porque estaban viendo la tele y cenando.
-Buenas noches,gracias-Dije cuando me iba ya retirando hacía mi habitación con la intención de que nadie me dijese nada...

Texto:El Hombre Percha

PRÓXIMO MIÉRCOLES  PARTE 33


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada