El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 1 de octubre de 2013

Los Picos de tu Cuenca Minera-La Novela de El Hombre Percha-Capitulo 35

TODOS LOS MIÉRCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 35- 
-Ringgggggggggg!
Sonó el despertador y yo envuelto entre sueños y legañas.No me acordaba que nos levantábamos tan pronto...es igual.Me levanté aún con algo de descordinacion en las piernas por lo bebido de anoche y fui poniendo el agua a calentar.Hacía un frío atroz,entre la nieve de afuera y la humedad del piso.Cuando ya iba cogiendo temperatura la bañera me duche,lo más rápido posible;por el miedo,más que comprensible a quedarse frito entre unas mantas de agua caliente y la pereza acumulada de saber que más temprano que tarde tendría que salir a pelarme la piel en la calle.Desayune una caja de bollos rellenos de chocolates.Bollería industrial que teníamos en algún cajón apartada,bien abrigado de calorías,un café,cogí mi abrigo y a empezar la jornada.
A fuera nadie me esperaba,solo la lluvia,ni tuve un beso de buenos días...Incluso mi mala cabeza,secuestrada por la desidia me daba señales de querer quedarse en casa,pues total ni la cuadrilla sabía que iría.
Pero fueron solo momentos,echaba de menos sumergirme en el hollín,y quería poner mis manos de vuelta a cavar lo que nunca debieron interrumpir.Ya se habían portado demasiado bien los compañeros al guardarme las espaldas en el puesto estas semanas.Ahora había que dar el callo.Aunque no tuviese mi mejor día,pensé que con el trabajo todo volvería a su cauce y poco a poco recolocaría las coordenadas de mi mente y mi corazón que tan desubicadas se hallaban.Llegando a la esquina junto a la Gran Vía,hay estaba la furgoneta.
El primero que me saludo a pesar de los cristales empañados fue Olayo,el capataz con una inmensa sonrisa,y poco a poco fueron saliendo los demás de la furgoneta,menos Nerio,que aún no había llegado
-¡Home Luis!¿Ya te recuperaste?¿Qué alegría volver a verte?¿Cómo se te ocurrió hacer una locura como esa?.
Le devolví el abrazo casi con lágrimas en los ojos,pedí perdón,prometiendo que nunca más ocurriría algo así y agradeciendo efusivamente que no me hubiesen dejado de un lado en la cuneta,pues es lo único que me quedaba.Y entre abrazos estábamos medio embobados.Las preguntas ya se irían contestando solas en el camino hacía Mieres.Ya en la la furgoneta llego Nerio,le abrí la puerta,y tan bien al verme sus ojos que aun estaban risueños como los de la mayoría.
-¡Home Luis!No te hacía aquí...vamos directamente no te hacia...
-Si quieres me marcho ¿eh? 
-Echaté a un lado¡Anda!(Me sonrío)
Ya puesto el furgón en marcha,comenzaron las preguntas me asaltaron entre todos y yo como pude una a una las fui contestando.
-¿Qué te ocurrió?
-Tuve un intento de suicidio,pero que como veis,salio mal(Sonreía) por la muerte de mi padre
-¿Ho,pero como haces eso?
-Bueno si quieres te doy los detalles(Volví a sonreír)Intentando quitarle peso al asunto,aunque me daba la impresión de que,por las miradas estaba causando un efecto rebote.-Pues nada,sucedió todo muy rápido,no esperas una noticia así,y te llena la impotencia,es estar atado de pies y manos frente a la vida,y quizás por darla un escarmiento por lo que desengañarme y restablecer un poco la balanza...Bueno estaba lleno de odio por dentro,todos mis pensamientos estaban enfocados al odio,al no poder agarrar el cuello de un culpable,supongo que parte de la frustraccion venía de ahí,de no acabar de asumir las cosas.Cosas que pasan sin motivo alguno y lo mucho que cuesta levantar todo y lo poco que cuesta destruirlo en cuestión de segundos,ni siquiera segundos,porque tu cabeza pasa el tiempo de manera distinta.Luego por lo visto estuve en coma.
-¿Y viste algo?Preguntó Nerio
Vi muchas cosas allí dentro,pero cuando estaba en coma no vi ni mi vida pasar como en una película ni túneles ni nada,ni tampoco estabais vosotros cavando en el túnel (Risas)Nada de nada.
-¿Y Helena que tal?Fue la que nos llamó
-Helena marchó de casa.La vi solo un día en el hospital cuando me desperté.Le había hecho bastante daño esta situación,así que no la juzgo,la deseo lo mejor...Otra cosa no puedo decir...aunque pese pero es así.Me dio un abrazo Nerio.
-¿Y buscaras nuevo compañero de piso?
-¿Porque te quieres venir tu?(Risas)
-(Sonrío)No,por curiosidad,yo en casa.como en ningún lado...
-Ya...
-Pero bueno,eso se soluciona ¿Eh Luis?¿O no?Nos vamos a la plaza del Paraguas una noche y allí pescamos,será por peces en el mar...
(Sonreí)Y pensé para mis adentros,¡Ah!Pues mira un acuario,para poner en casa,no me vendría mal viendo enfrente a los peces mientras yo me tomo una sidrina,no estaría mal...
Cuando llegamos a Mieres bajamos todos de la furgoneta y antes de repartir las tareas Olayo,me dijo:
-Luis ¿Te encuentras bien?Hoy te vas a dedicar a cargar y descargar los carros¿Vale?Pero si andas muy apurado o necesitas descansar de las paletadas,me lo dices,paramos un momento y sin problema.
-Vale de acuerdo,estoy bien.Gracias Olayo.
-Buenos los demás a picar y a colocar vigas 
Como me alegro volver a entrar en aquel túnel y comprobar que había seguido avanzando en mi ausencia.
Para mi llenarme las botas de carbón,era como sacudirme los zapatos en el felpudo de casa,era estar de bienvenida.Empezamos a trabajar y enseguida hubo un carro hasta arriba de pedruscos que llevar afuera para vaciar.
Me costo un poco enderezarlo,pero enseguida me puse en marcha,sentía como además de enderezar el carro enderezaba una parte de mi vida y como poco a poco fui despachando la mañana,sin mucho resentimiento por parte de mis manos.Veríamos si sucedería lo mismo con el pico en los próximos días.
Paramos a comer,me saque la medicación y el patrón me dio una lata de sardinas.
-¿Ahora te medicas?
-Si,desde hace no mucho.
-¿Y para que son,como lo llevas?
-Bien,me producen un poco de soñolencia pero bien.sin más....te las tomas y sin más...(Sonreí)Me comí una pera y volvimos a entrar en la mina a terminar la faena del día.
Una vez íbamos acabando y dejando los instrumentos Olayo se me acerco y me dijo 
-Nos alegramos mucho de tenerte de vuelta,hijo,no quiero que te vuelvas a sentir solo.Estamos en esto todos y tienes aquí a tu familia.También tengo una mala noticia que darte,he hablado con los de la empresa y no te pueden pagar el mes entero a pesar de que hayas estado hospitalizado,cobraras medio mes,pero si necesitas cualquier cosa,te echaremos una mano entre todos.
-Muchas gracias,me conmueven tus palabras de verdad,y me alegro enormemente de teneros como familia aunque sea postiza(Sonreí)No te preocupes,tengo dinero ahorrado.No es mucho,pero no creo que tenga problema.
-Vosotros sois mis hijos,de debajo de la tierra.Para lo que necesitéis...
-Gracias Olayo.
Acabamos de recoger y pusimos rumbo a Oviedo 

Texto:El Hombre Percha
PRÓXIMO MIÉRCOLES CAPÍTULO 36 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada