El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

sábado, 2 de noviembre de 2013

Halloween


Bueno,sabéis que el otro día fue Halloween,una fiesta americana que ya extrapolamos hace unos años aquí:
La gente se disfraza y va casa por casa pidiendo golosinas.Yo me disfrace de indigente.Utilicé unas zapatillas que tenía de cuando aún estudiaba en la E.S.O. que tenían las suelas,literalmente destrozadas,eran color canela mezcla de tela y de plástico,el plástico estaba despejado de las juntas debido a los años.Unos pantalones vaqueros que rompí aposta,haciéndoles,grandes boquetes a modo de ventilación que usaba en verano,una camiseta de sexto de primaria,que pinte a mano,y la guardaba con cariño, un gorro,mal puesto,algo roto y con el pelo totalmente despeinado y unos guantes negros,rotos ¡Ah! y me embadurne cuidadosamente  la cara y la piel con betún marrón(se quita mal) betadine, y sombras de pintura hasta que conseguí un aspecto bastante deplorable.Desde que salí hasta que volví a entrar en casa,me pasé la noche viendo miradas furtivas de desprecio.También hubo gente que me pidió fotos,cosa que no entendí muy bien,pero yo encantado.
Empiezo por el principio,según salí de casa vi a un conocido,que también saldría a los bares,al que estuve llamando un buen rato y que me ignoró completamente hasta que le grite quién era,y giro la cabeza.Decía que no me había escuchado porque llevaba los cascos con la música a todo trapo,aunque si que giro la cabeza,cerca de un cruce,donde me dijo que vio algo con muy mala pinta.
Pasamos por un barrio,en el que la mayoría de la raza era gitana y había dos chicos de entre 20 y 17 años peleándose.El más mayor y corpulento se apartaba del adolescente diciéndole que le dejará en paz de una vez.O por lo menos,eso fue lo que quiso decir,aunque decir dijo otras cosas bastante más contundes y de malas formas.Al pasar yo al lado,dijo
-Achooo,a ver si te coge este y te secuestra...
Yo seguía a lo mio sin reírme,pasando de todo,y de camino a la plaza.
En la primera calle en la que entre que estaba abarrotada de gente,me abrieron paso,dudando si verdaderamente era un indigente o iba disfrazado.Un camarero de un bar me reconoció,me sonrío y me dijo -Me ha costado reconocerte,porque claro te fijas,y enseguida agachas la mirada,pero luego te vi más detenidamente la cara,aunque la llevabas medio tapada con el pelo y ya te reconocí,pero me ha costado.Te ha quedado impresionante.
Seguí calle abajo hasta que entre en el bar de la ciudad que más suelo frecuentar,buena música,buen ambiente y una ración de pipas te acompaña a la bebida.El dueño se me quedo mirando y yo miré para el suelo,porque estaba seguro que me iba a reconocer.Son ya muchos años,yendo al mismo bar.
Me sonrío y me dijo
-Te he reconocido,oye,pero que me ha costado,porque siempre que vemos a gente así solemos apartar inmediatamente la vista,no nos quedamos mirándolos,pero luego ya cuando estabas en frente de la barra me he dado cuenta.Pues sería un buen experimento,irse a si un día a una ciudad en la que no te reconozca nadie y ver como trata la gente¿Eh?Para que te des cuenta,un poco de como somos cada uno.
Le sonreí y le dije que estábamos haciendo lo que se podía .A las afuera del bar,pedía cigarros a la gente,no fumo,pero tampoco paso nada porque nadie me los dio.Solo una chica que tenía el cigarrillo a medias,y al pedirle un cigarro,me dio por un extremo ese mismo y se alejo.
También acompañe a un amigo que vivía por la plaza a su casa,su padre es profesor y me dio clases hará 8 años,cuando abrió la puerta parecía molesto con su hijo,íbamos a quedarnos en su casa,viendo un documental de Led Zeppelin,pirata que le habían traído de Londres.El padre metió al hijo inmediatamente para adentro y a mi me saludo diciendome.
-¡Fuera de aquí!¡Yonki de mierda!¡O llamo a la policía!
Y me cerró la puerta en las narices.También pasé por los barrios donde suele haber menudeo de drogas,aunque nadie se acerco a mi a ofrecerme nada,Pensarían que no me hacía ninguna falta,supongo.
Al amanecer estuve en una gasolinera,donde había un encargado preparando los panes del día,le dije que si me podía dar algo de comer,no respondió.Se limitó a sacar todos los panes,uno por uno.Yo los miraba fijamente,pensando que algo caería,Pero incluso cuando saco delicadamente el último,me miró y me dijo
-Haz el favor de irte de aquí.
Ya de camino a casa,paré en un bar a tomarme un café,cuando me estaba acabando el café,vinieron a desayunar tres policías del cnp.Me pidieron la documentación,estuvieron un buen rato jugueteando con mi d.n.i entre sus manos.Al final me devolvieron el carnet y me dijeron que no se podía estar ahí,que si me iba para casa,o tenía alguien que me fuese a buscar mejor.
Fue el resumen de una noche,aderezada con miradas despectivas,e insultos allí donde iba.Fue una noche terrorífica,una noche de Halloween,aunque creo que fue terrorífica no por mi disfraz,sino por el trato con la gente.

Texto e imagen :El Hombre Percha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada