El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

martes, 10 de diciembre de 2013

Los Picos de tu Cuenca Mínera-La Novela de El Hombre Percha-Capítulo 45

TODOS LOS MIÉRCOLES UN NUEVO CAPITULO - PARTE 45- 
 -Toc,toc(Llamaron a la puerta)
-Venga Sandra que tenéis que desayunar-dijo Loles.
Notaba como se iban levantado aquellos pliegues de la ventana que dejaban entrar el sol en mis ojos,cada abertura era un arañazo.Abrió la ventana para que se dispersase el olor a bar y tabaco y se oían dar los buenos días a las gaviotas del puerto de Avilés.Pillé enseguida la ropa y me cambié lo más rápido que pude debido al viento del norte que entraba por la ventana,que te espabilaba el sueño a calambrazos.
-¿Qué tal lo pasaste ayer?
-Muy bien,me gusto mucho conocer a esta gente y que me dieran vía libre para tocar,y luego salir por el centro.Se come bien aquí,vas a un bar y sales cenado con la tontería.
-¿Tienes mucho sueño?
-Bueno,digamos que tres horas más durmiendo no me hubiesen hecho ningún daño
-(Risas)Ya dormiremos en casa...
Cuando salimos de la habitación,le pregunte a Sandra por el baño ,para colocarme un poco el pelo y la cara que venia debajo con ella y así tener una imagen decente que ofrecer en la mesa.Al salir por el pasillo me crucé con su padre.
-Buenos días Manuel.
-Buenos días Luis.¿Qué tal dormiste?
-Muy bien.
-Unas horas más te faltaron me parece a mi(Sonrío)
-Si...
-Te sacaron antes del horno y claro no puede ser¡Aún no estabas tu preparado para este menester!
-Eso es...
-Bueno ves a desayunar a ver si espabilas.
-Gracias Manuel.
Llegue al salón a través del estrecho pasillo y allí estaba ya Sandra sentada con un montón de churros apilados y un café.
-A ti no te puse aún Luis ,porque no se si te gusta el café-Me dijo Loles
-Vale...gracias,Con un par de galletas y algo de cacao me apaño perfectamente.
-No quieres churros.Están recientes y muy buenos.
-No,muchas gracias.No me gusta mezclar el dulce con lo salado y la leche con el aceite de los churros me sienta mal,me entran arcadas,pero te lo agradezco.
-Nada como tu veas.
Cuando desayunamos y recogimos un poco la habitación,después de que Sandra se arreglará nos despedimos de los padres y fuimos de vuelta a Oviedo,a eso de las diez de la mañana.
-Bueno Luis,nos ha encantado conocerte.Esperamos verte más a menudo por aquí.Id despacio y que tengáis buena semana.Le he dado a Sandra unos tuppers en los que lleváis comida suficiente para los dos.
-Vaya,no tenía que haberse molestado.Muchas gracias y encantado,han sido mejor que unos padres postizos(Sonrieron)
Y nos marchamos de vuelta a casa a empezar una nueva semana,con deberes por hacer.
En el camino de vuelta se notaban las horas que desparramamos ayer por la noche,y casi todo el tiempo estuve hablándola para que no nos acomodasemos ni ella ni yo,de todo aquello que se me pasaba por la cabeza. De sus amigos,del fin de semana,de lo duro que había sido dormir esta noche separados.
-Bueno no te preocupes,que ahora nos apañamos cuando lleguemos a casa(Esbozamos los dos una sonrisa)Y le di un beso en la mejilla,a lo que me respondió girando repentinamente la cabeza,para que el beso cayese en los labios.
Hasta que aparcamos en casa,con la suerte de tener libre el mismo sitio desde el que nos fuimos,al ir camino de vuelta al piso nos detuvimos a saludar a la Mari
-Homme,los Avilesinos ¿Qué tal lo pasaron?
-Muy bien
-Si debisteis pasarlo bien porque traéis cara de sueño los dos.Tu más que Sandra,que todo hay que decirlo Luis.Bueno espero que esta nena no te maltratase mucho y lo pasaseis bien. El lunes la veo por aquí señorita.-Le dejó como recuerdos a Sandra con una mirada de complicidad.
Al llegar al piso, y dejar un poco cada cosa en su sitio,nos dejamos caer en la cama,que eramos los que faltabamos por ocupar nuestros sitios y nos envolvimos yo con Sandra y las sabanas con nosotros.Hasta que nos quedamos dormidos.No hacíamos el amor,simplemente,nos complementábamos.
Al atardecer me dio un beso en los labios y acariciándome el pelo me dijo.
-Ya puse la comida que nos dio mi madre sobre la mesa.
Le devolví el beso y la envolví con mis manos en un abrazo haciéndola caer sobre el lado de mi cama,y después de que brotasen muestras del cariño en nuestro pequeño jardín,nos fuimos a comer.
-Anda que me lías(Sonreía Sandra)
Nos pusimos a comer y cuando acabamos le dije a Sandra.
-Vamos a dar una vuelta que te quiero enseñar algo...
Pillé unos botellines de sidra,y una vez acabamos de recoger la mesa,nos fuimos con nuestros abrigos dirección hacia el Naranco.
-Hacía tiempo que no venia por aquí
-Se ve todo Oviedo.
-Aquí me quede en el medio del campo muchas veces olvidando,viendo solamente como la luna iba solapando el sol y  teniendo cuidado de no pisar ninguna moñiga de vuelta camino a casa(Sonreí)
Es un lugar que te libera,te atrapa,es la escoba que barre mis pensamientos...
-Y hace frío...
Nos acurrucamos y comenzamos a beber,hasta que fue anocheciendo.Le acaricié el pelo hasta que se fue quedando dormida en mi regazo y pensé -"Qué distintas fueron las otras veces que vine hasta aquí"Mi vida tan solo es un juego de muñecas rusas que cubre una a la otra,a ellas por tamaño y a mi por penas y alegrías.

Texto:El Hombre Percha
PRÓXIMO MIÉRCOLES CAPÍTULO 46

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada