El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

sábado, 8 de noviembre de 2014

El último año de mi vida( Novela) Parte 1

Cuando mi padre vio el cuerpo,se quedó mudo por unos instantes agachó la vista y pensó:
...Bueno,ya lo has hecho...Ya acabaste.Me duele,porque has borrado años y recuerdos de un plumazo y  también nos los has quitado a nosotros...Te vas a perder todo lo que hace grande la Vida.Espero que esta decisión no te pese en un futuro...
Y rompió a llorar de la manera más agría que jamás recuerdo haberle visto.Sus mejillas sonrosadas, ojos rojos y llantina salina rompieron el silencio.
Y yo lo dije y lo avisé bien clarito,joder. "No quiero que mi padre vea mi cuerpo,no quiero que sea esa la última imagen que retenga de mi,como una diapositiva encasquillada,sin embargo no cumplió con lo estipulado en la carta.
Le avisaron aproximadamente una hora después de que se produjera el accidente,aunque yo no lo llamaría así.Tampoco suicidio,porque no deja de hacer alusión a la parte negativa de un acto.De un acto que veía ante todo como un cambio y que llevaba ilícito en su hecho una respuesta.
Fue un conductor quién dio la señal de que había un cuerpo en el arcén.Algo que siempre le agradeceré el haber avisado a los servicios,pues una de las que cosas que más me preocupaba era que todo esto desembocase en una desaparición ficticia .Acordonaron varios metros de forma circular dejando lo que quedaba del que había sido mi vehículo por esta travesía amarga que había durado veintiséis años,aunque hacía mucho tiempo que ya estaba muerto...
No era agradable nada agradable de ver mi piel aplastada en el suelo,la lengua y los labios negros,la cara pálida e hinchada los ojos mudos...
Primero recogieron mi documentación de uno de los bolsillos dónde me sacaron mi mano astillada y engangrenada y luego la otra que aún sujetaba el papel encharcado en sangre. Me precipité con las manos metidas en los bolsillos porque no quería que la caída pudiera desprenderme de estos dos objetos.
La nota volvió a ser transcrita,después de que ya no se pudiera hacer nada conmigo para evitar el impacto de la sangre del original.
"Hola, quiero ser breve y conciso.Ya lo venía avisando,no tengáis reproches hacía mi persona y continuad como habéis hecho hasta ahora vuestras vidas con normalidad.Ese es mi deseo, es lo que os pido, no quiero por tanto;que echéis un vistazo a como pueda haber quedado,ni os martiricéis por si sufrí dolor.Que cada uno guarde la imagen de su mejor recuerdo.No quiero funerales ni cultos de ningún tipo,no quiero frivolizar mi dolor ni el vuestro.Yo,ya soy feliz.Quedaos con eso.Siempre estaré agradecidos por haberos cruzados en mi camino,a ti más que nadie papá.
La carta fue escrita la noche anterior el día cero,por llamarlo de alguna manera aunque todo quedaba más lejano. Fue un día aislado del resto de mi vida.Era una silueta diluida ya más cerca del óbito que de todo lo demás que únicamente hacía tiempo en una sala de espera de cristal. Lo peor eran los cuervos que martilleaban mi sien con contundencia cada vez que otra hora había vuelto a pasar. Así que  el camino al calvario sucedió antes de lo planeado,con poco tiempo de diferencia pero para no aguantar el suplicio que provocaba tener algún tipo de vestigio con la vida.Ya me había despedido y esto solo era un mero tramite.Ya lo tenía hecho.
Pasé unas horas en el parque cerca del puente sentado en un banco en el que me limitaba únicamente a ver el paisaje,estaba bien partido así que intente no pensar.Fue un tiempo muy duro,la incertidumbre no me dejaba ponerme en pie,estaba materialmente descompuesto así que cavé mi vista en la hierva que había en el suelo y cuando consideré oportuno me puse en pie y me dirigí hacía el puente.
Me preocupaba que alguien pudiese verme y no poder llevar a cabo mi decisión. Poco recuerdo de aquel puente,más por fotografías en las que se habían estado recreando mis demonios los meses anteriores. Cuando nadie pasaba salté al vacío-Ya esta hecho pensé,no se puede parar. Cuando estas suspendido en el aire sientes vértigo e inestabilidad por no tener ningún punto de apoyo ni sobre el terreno físico ni sobre el moral.Solo temía si me iba a doler.Los impulsos se aceleraban cuando iba llegando al suelo y de repente mi cara chocó contra el asfalto con gran contundencia y antes de desconfigurarme por completo,mis pensamientos ya eran interferencias y yo me había ido a otro plano,como si mi alma se hubiese despresurizado del cuerpo.

Texto: El Hombre Percha.
Todos los sábados un nuevo capítulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada