El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

viernes, 27 de marzo de 2015

El último año de mi vida (Novela) -Parte 18-

De vuelta a León estuve pensando todo lo que había visto mientras comenzaba a llover por los cristales del autobús y comenzaba a empañarse. Así que me puse a dibujar mientras escuchaba a Coltrane en mis cascos.
María se sentó a mi lado, iba de un lado a otro a ver lo que la gente hacía. Años más tardes y estando yo en alto grado de embriaguez la vi por la calle embarazada,iba a tener un niño y apenas nos reconocimos. Pensé:
-Podría haber sido yo.
Por que si que es cierto que durante mi infancia estaba loco por María Lo que pasa que aunque de renacuajos partamos de un mismo río, uno no se imagina en los océanos que puede acabar.Incluso terminar ahogado durante travesía.Con María no hablaba mucho más que con el resto de compañeros de clase, por tanto nunca la llegue a conocer lo suficiente. Fue mi mente soñadora la que tejió el perfil de su personalidad dándole al vestido de su figura
Esto llegaría a ser una constante en mi vida, enamorarme de personas que verdaderamente, no existían.
Me empecé a quedar dormido en el camino de vuelta.Soné que estaba en lo alto de un edificio, en la salida de emergencia y que bajaba rápidamente a la habitación inferior, porque me estaban persiguiendo. Siempre andaba asustado,desconfiado y apático.
Al llegar a la siguiente habitación, la cual tenia dos ventanas: una de entrada y otra de salida, por la que había entrado en un primer momento, salía disparado hacía la otra ventana y caía en una habitación del piso inferior y esto era una constante.
Hasta que me despertó María.
-(Risas) Estabas temblando
Me quite uno de los cascos y de forma acelerada la respondí
-No, no. Estaba soñando.¿Tu has soñado que te caías de un árbol?
-Si( Risas)
-Era lo que estaba soñando yo( Sonreí) deseando que se fuera de mi lado y para no dar lugar a más preguntas me puse otra vez el casco. No le di mayor importancia, aunque a nivel interior si que me caían recuerdos que acababan de pasar como losas y no dejaba de pensar en lo que ella estaría pensando.
Estaba intranquilo y deseando llegar a casa para dormir. Aunque mis padres se retrasaron en la hora de búsqueda, al final acataron viniendo.Es bastante expectante ver como se van largando el resto de niños y todavía sigues tu,siendo uno de los últimos.
No hablé mucho de camino a casa, porque estaba cansado. Aunque le pedí a mi padre que se quedase en el cuarto de baño cuando me duchaba para hablar con el.Con un gesto le dije que cerrara el pestillo. Lo hizo y se sentó en la tapa del water cerrada
-¿Qué tal? ¿Estas bien?
-Estoy cansado y un poco como no se desengañado.
-Vaya ¿Y eso?
-No me gusto Madrid. Me puse nervioso,a veces íbamos por calles y parecía que algo malo iba a pasar o alguien iba a hacer algo malo, y la gente estaba resabida
-Resabiada
-Eso.Era todo bastante intranquilo, no te podías relajar un rato porque si te sentabas o te entretenías a mirar algo enseguida perdías a los demás de vista.Y hay mucha gente en la calle,tirada en la calle.
-Ya.
-Pero, no que sean pobres y estén por ahí pidiendo,sino tirados en la calle y la gente pasando casi por encima. Y siempre con prisas de un lado a otro.Muy agobiante,pase calor en algunos momentos.
El museo bien,pero era muy grande y al final fue aburrido. No hablaron de algunos cuadros que a mi me gustaban y casi me castigan por echarle la foto a uno.
-¿A cuál?
-El que tiene tres tablas que es como campo con gente, que parece en parte el cielo y el infierno.
-El jardín de las delicias
-Si ese.Ese estaba más trabajado que los demás o era más difícil de hacer.Me gusto mucho.
Sonrío mi padre.
-Me voy a dormir.
-¿Estas bien?
-Si, lo que pasa que te quería contar todo esto antes de dormir para quitarmelo de la cabeza. que me estaba molestando.
-Bueno descansa.
Me fui a mi cama, y detrás mi padre, me arropo metiéndome las sabanas por dentro de la almohada como si estuviera pilotando una nave espacial hacía un universos de sueños que acabarían con el día siguiente.

Próximo sábado: Nuevo capitulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada