El Hombre Percha-Malestar de un Hominido

sábado, 25 de abril de 2015

El último año de mi vida(Novela)-Capítulo 21-

Un colegio es como el útero de un campo santo. Allí es el primer afluente dónde nacen miles de historia,algunas se forman, otras se deforman.
Cada año por primavera hacíamos en clases de inglés votaciones para ver quien era el niño y la niña más guapa, aunque no hacía falta hacerlo por que todos lo sabíamos.
Yo rara vez era la que salía, no ya elegido, sino nombrado durante las votaciones. Como mucho mucho, dos veces; y una de las veces siempre la ponía yo,porque si no te quieres tu ¿Quién te va a querer?
Siempre que salía nombrado a la gente le sonaba como a pecado. Yo disimulaba la cara mezcla de sorpresa y de apatía.
- ¿Quién habrá votado a este?
-¡Pfff. Madre mía!¿A quién le puede gustar este chico?
Yo me recreaba en esos comentarios y espía a la cara de quién me los echaba media sonrisa.Lo que para a algunos era su gran día, a mi me importaba una mierda.
No se hasta que punto influyen los primeros años de escolarización la vida posterior del adulto. Yo la verdad que siempre que salía al patio salía con miedo,de que alguien me llamase la atención, me tirasen un balonazo,
o pudiera verme envuelto en una pelea.Si llovía y nos quedabamos en clase haciendo cosas con plástilina incluso llegaba a resultarme más provechooso. Aunque me molestaba bastante que cada vez que habiese mi caja de plástilina al recogerla y al haber estado jugando con ella,siempre, me faltase un trozo.Pero era un juguete estupendo para crear, para jugar para compartir, e incluso para hacer escenas en grupos.
Me parecía un juguete perfecto porque no distinguía de clases ni de economías Esto no te das cuentas hasta años después, pero lo único que hace indispensable el poder jugar con plástilina es la imaginación. La plástilina vale lo mismo, peseta arriba peseta abajo en cualquier tienda.
Sin embargo puedes llegar a crear con ella desde objetos de primera necesitas hasta las joyas más lujosos. La plástilina es mucho más que un juego. Coger su masa y moldearla es como expadir la masa encefálica y dar forma a tus pensamientos,e inquietudes.
Lástima que haya tampoco arte relacionado con el moldeamiento y su tratado. Supongo porque es un material de fácil deterioro, pero es que lo bonito es de fácil deterioro .Lo robusto y recargado, barroco,y careciente de sentimiento parece ser eterno.
El antónimo de plástilina para mi sería hormigón. Creo que las personas que se dedican a la estructuración y diseño de las ciudad han jugado muy poco en su vida con plástilina porque tienen una línea y trazado uniforme.de lo que debe ser un escenario.Me aburre y frustra ver fotografías aéreas de ciudades y ver como estamos amontonados como bolsas de basuras en pisos jaulas, y en calles celdas. Encontrarte que una calle en paralelo sea idéntica a la anterior es muy frustrante
La búsqueda e igualdad del ser humano por la unidad siempre ha resultado deforme y contraproducente generalmente con los sectores más bajos


Texto: El Hombre Percha
Próximo sábado: Nuevo capitulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada